+34 91 572 17 69 | info@sumsa.es

¿Qué es la incontinencia urinaria masculina?

19, enero | Urología | Sin comentarios
¿Qué es la incontinencia urinaria masculina?

La incontinencia urinaria es la pérdida de orina o incapacidad de retener la orina, se conoce como incontinencia urinaria. Cabe decir que no es una enfermedad en sí, sino que suele estar derivada por otra patología. Es un problema que experimentan muchos hombres y causa un deterioro en la calidad de vida por la sensación de incomodidad.

Tipos de incontinencia

Incontinencia de esfuerzo: El hombre pierde pequeñas cantidades de orina de forma involuntaria durante un movimiento físico como reír, toser, estornudar, levantarse o correr que provoca un aumento de la presión abdominal. Como su propio nombre indica al realizar un esfuerzo, el debilitamiento que sufren los tejidos que apoyan la vejiga o los músculos de la uretra provocan una pequeña pérdida de orina. Este tipo de incontinencia es común en los hombres tras un cáncer de próstata y la hiperplasia benigna de próstata. Este tipo de incontinencia puede solucionarse con el tiempo. El entrenamiento de los músculos pélvicos ayuda a recuperar esos músculos que han sido dañados con la cirugía de próstata.

Incontinencia de urgencia: Este tipo de incontinencia masculina aparece cuando no es capaz de retener la orina hasta llegar al baño. Suele ocurrir por la noche o tras beber líquidos cuando los músculos de la vejiga están demasiado activos y se contraen muy a menudo o cuando existen problemas en los nervios que envían señales a la vejiga (como por ejemplo, personas que padecen Alzheimer, diabetes, Parkinson o esclerosis múltiple). También está asociada al agrandamiento de la próstata (hiperplasia benigna).

Incontinencia mixta: La persona presenta síntomas de los dos tipos de incontinencia anteriores. Este tipo de incontinencia puede causar una mayor pérdida de orina que los otros de manera individual.

Incontinencia por rebosamiento: Se trata de pequeñas pérdidas pero de manera constante o dificultad para orinar. Esto sucede cuando la vejiga no se ha vaciado del todo al orinar, debido a que el músculo de la vejiga puede estar deficientemente activo o la uretra obstruida. También podría ser una consecuencia de lesiones nerviosas. Otro síntoma es la sensación de no haber vaciado la vejiga completamente. Es importante acudir al médico para que le diagnostique este tipo de incontinencia urinaria.

Incontinencia transitoria: Perder orina de manera temporal debido a una infección o condición que al ser tratado desaparece. Puede aparecer por algunos medicamentos, infecciones de las vías urinarias, disfunciones mentales etc…

Incontinencia funcional: Se trata de la incapacidad de llegar a tiempo por sus propios medios. Es debido a problemas físicos o mentales como las lesiones medulares, daños cerebrales entre otros, que impiden controlar la vejiga y vaciarla por completo.

Goteo tras micción: Este tipo de incontinencia masculina se suele surgir con la edad. Como su propio nombre indica, se produce cuando no se vacía por completo de vejiga, por lo que sigue goteando después de orinar. También es habitual cuando el suelo pélvico está debilitado.

Si presentas síntomas de incontinencia urinaria, recomendamos consultar con un profesional con el fin de asesorarle y buscar un tratamiento.

Causas de incontinencia urinaria

No hay una causa específica, pero sí una serie de factores de riesgo que pueden provocar incontinencia urinaria:

Las operaciones de próstata  suelen debilitar o dañar los músculos provocando incontinencia urinaria de esfuerzo.

La hiperplasia benigna impide el paso de la orina causando la necesidad de ir al baño con urgencia.

Ciertos medicamentos, nervios dañados o lesiones cerebrales.

Las infecciones de orina podrían provocar una hiperactividad de la vejiga causando una incontinencia temporal.

También son factores de riesgo el sobrepeso, la diabetes y algunos medicamentos diuréticos.

Tratamientos

A grandes rasgos, existen dos tipos de tratamientos: no invasivo o invasivo también conocido como cirugía. Antes de decantarnos por un tratamiento u otro, debemos de analizar y estudiar las causas de la incontinencia ya que pueden estar asociados a un estilo de vida determinado o a la utilización de determinados medicamentos.

Tratamiento no invasivo: Se basa en fortalecer la musculatura de nuevo de forma que no se produzcan pérdidas de orina, ya que la incontinencia suele producirse por un debilitamiento  de algunos de los tejidos o músculos del suelo pélvico. Estos músculos del suelo pélvico se pueden fortalecer y ejercitar con distintos métodos y aparatos, como los que detallamos a continuación.

Los electroestimuladores como el Sensatone for Men son unos aparatos por los que se reciben descargas en la musculatura a través de una sonda anal. Estas descargas provocan que los músculos pélvicos se contraigan inconscientemente y se ejerciten sin necesidad de hacerlo por ti mismo, sino de una forma pasiva. Estos aparatos vienen programados para tratar distintos tipos de incontinencia.

Las sondas anales, como el Anuform, aporta una estimulación confortable de los músculos y una bio-retroacción precisa. Se inserta en el esfínter anal ajustándose al cuello estrecho de la sonda automáticamente lo que asegura una buena sujeción.

Los ejercicios de Kegel son los más conocidos puesto que si se realizan correctamente pueden mejorar la musculatura pélvica. Estos ejercicios son compatibles con el uso de dispositivos médicos, como los mencionados anteriormente, y fármacos. Para más información sobre los ejercicios Kegel, pulse aquí  

Para aquellos que padezcan incontinencia urinaria leve o moderada, existe una banda de cierre uretral . Es una cinta de compresión para el pene que ejerce una presión suave impidiendo la salida del orín.

También existen tratamientos a base de fármacos pero muchos hombres sufren efectos secundarios.

Para saber si estamos tratando bien la incontinencia, se recomienda elaborar un diario en el que se indiquen los ejercicios realizados, el tiempo de duración de los mismos, el día etc.

Tratamiento invasivo o intervenciones quirúrgicas: Suelen utilizarse como último recurso ante un problema de incontinencia y tras haber agotado los tratamientos no invasivos. En casos muy severos se recurre directamente a las intervenciones. Puede ocurrir que tras sufrir una intervención sigas sufriendo incontinencia y el médico decida ponerte un catéter.

Consejos para los distintos tipos de incontinencia

Es un error pensar que disminuyendo la ingesta de líquidos, va a mejorar el problema de incontinencia. Si bebieses menos líquidos, la orina sería más concentrada agravando el problema. Lo ideal es beber líquido abundantemente por la mañana, ir disminuyendo la cantidad conforme pasa el día, y evitar beber a partir de las 7-8 de la tarde con el objeto de descansar bien sin tener que levantarse por las noches.

Intenta reducir el alcohol y las bebidas refrescantes o con cafeína puesto que incrementarán la necesidad de ir al baño.

 

El sedentarismo y la obesidad favorecen la incontinencia urinaria por lo que aconsejamos pasear a diario y hacer ejercicio suave evitando esfuerzos violentos para fortalecer los músculos.

 

¡No dejes que la incontinencia urinaria te afecte en tu día a día e intenta buscar solución!

 

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso, sustituye la consulta con su médico.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha