+34 91 572 17 69 | info@sumsa.es

¿Qué es el masaje perineal?

01, diciembre | Ginecología - Fertilidad/Embarazo | Sin comentarios
¿Qué es el masaje perineal?

Es una medida preventiva basada en la estimulación de la piel y los tejidos. El objetivo es estirar y ablandar el perineode tal forma que tenga mayor elasticidad y esté mejor preparado para abrirse en el parto. Es sencillo de realizar y accesible para todo el que quiera por lo que aconsejamos a las mujeres que se informen sobre las ventajas del masaje y las pautas que deben de seguir para realizarlo de una manera correcta.

 

Prepararte durante el embarazo te ayudará a disminuir los dolores durante el parto ya que se consigue mayor elasticidad. Además puede contribuir a mermar el dolor perineal en el postparto. Un estudio elaborado por el Centro para el Avance de la Salud de Estados Unidos demostró que el masaje perineal reduce en un 15% la posibilidad de practicar una episiotomía durante el parto (corte en los tejidos que rodea la vagina que el ginecólogo realiza en algunas ocasiones durante el parto).

 

Antes de empezar, vamos a describir brevemente el perineo.Es la parte que forma el suelo pélvico, donde encontramos los órganos genitales externos y el ano. Está formado por músculos y ligamentos, y está dividido en dos triángulos; el perinéanteriordonde encontramos la uretra y los orificios de la vagina, y el posterior en el cual se encuentra el ano.

El masaje lo realizaremos en el perineo posterior. Es importante que conozcas esta parte del cuerpo y darle su debida importancia en el embarazo y el parto.

 

Ventajas

Es sencillo de realizar.

Puede participar la pareja.

Reduce la posibilidad de episiotomías y dolor postparto.

Aumenta la elasticidad y favorece la circulación sanguínea de tal modo que facilita la relajación de la zona muscular durante el parto.

Ayuda a la auto cura y a conocer mejor el propio cuerpo.

Permite familiarizarse con la sensación de presión que se experimenta durante el parto.

 

¿Cuándo empezar?

 

Se recomienda empezar a los siete meses y medio (32-34 semanas de gestación). Se puede comenzar antes pero la eficacia se produce a partir de estas semanas. Lo ideal es realizarlo dos veces por semana aunque puedes realizarlo a diario. Lo más importante es ser constante para que sea eficaz.

 

¿Quién puede hacer el masaje?

La propia embarazada u otra persona como su pareja. Es recomendable que participe la pareja, sobre todo cuando el volumen de la barriga reduce la movilidad de la embarazada. Aunque depende de que ambos se sientan cómodos pues uno de los dos podría sentirse incómodo en esta situación.

 

Antes del masaje

 

Se aconseja realizarlo tras el baño o bien aplicarse paños templados o calientes en la zona para que los músculos estén más relajados.

Asegúrate de que tus manos o las de tu pareja están recién lavadas y que las uñas estén limpias y bien cortadas.

Vacía la vejiga de orina antes de comenzar.

Ayúdate de cremas hidratantes específicas o aceites, como el de rosa mosqueta, para lubricar los dedos antes de introducirlos en la vagina.

Busca un lugar cómodo y ten a mano un espejo para que te familiarices con tu anatomía. Colócate semisentada  en la cama, en el bidet o donde te resulte más cómodo puesto que vas a estar varios minutos en esa posición.

Si el masaje lo vas a realizar por ti misma utiliza los pulgares. Si es tu pareja sería con los dedos índice y corazón pues estará en frente.

 

¿Cómo hacerlo?

 

 

Separa las piernas y coloca los dedos en la vagina unos 4 centímetros. Empieza a presionar hacia abajo (dirección al recto) y hacia las paredes de la vagina. Estira la zona suavemente hasta que sientas una sensación de escozor o quemazón; una sensación similar cuando la cabeza está empujando para salir.

 

Seguidamente, mantén los dedos en la misma postura y deslízalosdesde el interior de la vagina hacia afuera, manteniendo una leve presión durante dos minutos. De esta forma ayudarás a que se relaje esta zona.

 

Puedes repetir estos pasos las veces que quieras hasta llegar a los 5 – 7 minutos diarios recomendados.

Al principio puede resultarte un poco molesto pero conforme pasen los días notarás la zona más flexible y aumentará tu seguridad de cara al parto puesto que sentirás las molestias con más naturalidad.

 

Precauciones y contraindicaciones

 

Evita la presión sobre la uretra con el objetivo de impedir infecciones de orina.

Para el masaje si empiezas a sentir dolor.

No es recomendable realizar el masaje si tienes varices vulvares, infecciones vaginales o urinarias, u otras complicaciones durante el embarazo.

En caso de cesárea no es necesario realizar los masajes puesto que no habrá distensión del perineo.

Si deseas adquirir aceite de rosa mosqueta pincha aquí.

Esperamos que este post te haya sido de utilidad. Ante cualquier problema o duda, consulta a tu comadrona o ginecólogo.

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso, sustituye la consulta con su médico.

 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha